El Gasolinazo de las marcas

Es indudable que los acontecimientos político-sociales siempre tienen un impacto relevante en la vida de todas las personas, pero son pocas las ocasiones en que estos sucesos pueden permear incluso al ámbito del marketing, y en especial a las marcas, como es el caso del Gasolinazo de enero, que si bien, parece ser que no tiene nada o poco que ver, puede representar una oportunidad o un desequilibrio en la compra de ciertas categorías de productos.

En indispensable pensar en cómo afectará este incremento del precio de la gasolina en los bolsillos de los consumidores, siendo la clase más baja las más afectada y por ende, la más necesitada de apoyo por parte de las marcas.

Si bien, el descontento se ve reflejado en prácticamente todos los sectores de la población, con el paso del tiempo y a corto plazo, seguramente comenzaremos a ver un descontrol y un cambio significativo en la manera que las personas consumen, y no es de extrañarnos que comiencen a  realizar cambios de marcas y categorías o comiencen a sacrificar servicios para poder tener de nuevo una estabilidad económica.

Los consumidores podrían comenzar a eliminar de su vida diaria ciertas marcas con las que mantenían fidelidad y que tendrán que ser sustituidas por otras de más baja calidad o de un precio más accesible. Es entonces cuando aquellas marcas que se pongan las “pilas” y estén atentos a cómo se va dando este cambio, podrán actuar de una mejor manera y hacer frente a esta oleada de alzas en los precios que realiza el gobierno.

Pensamos que aquellas marcas que se tornen más empáticas con los consumidores sin que necesariamente tengan que abaratar sus productos, pero que sí contribuyan, de alguna manera, por ejemplo, con promociones, lancen ediciones especiales, submarcas de un costo más bajo o inclusive hacer cobranding importante con otras marcas o categorías, comenzaran a tener un lugar especial en la mente de los consumidores o simplemente mantenerse en la lista de compras y en el set de preferencias.

Pareciera que el camino no es fácil, pero podemos ver que la ruta a seguir es que las marcas comiencen a enterarse e interesarse un poco más por las situaciones políticas y cómo las van a impactar, ya que la situación actual puede perturbar parejo y sin distinción alguna. Realizar estudios enfocados al “Humor social” puede ser una excelente opción para comprender mejor cómo pueden actuar y cómo pueden sobrellevar la situación.

Pero no solo el famoso gasolinazo ha comenzado a afectar a las marcas… podemos ver también otras situaciones que se están uniendo al descontento de la gente, en especial en el sector automotriz, como lo es el “Efecto Trump”, que al amenazar a marcas de automóviles con incrementarles y aplicarles un impuesto muy alto si mantienen inversiones en nuestro país, decidieron salirse o minimizar dicha inversión, lo que ha causado un descontento también general entre la población. Podemos ver cómo en redes sociales ya también están llamando al “boicot” y a no comprar autos de estas marcas.

Entonces ¿qué pasará si no solo es el sector automotriz? ¿qué pasará si este “Efecto Trump” comienza a permear a otras categorías? Parece que el humor de los consumidores mexicanos ya no está para seguir recibiendo malas noticias y están más dispuestos a actuar y por ende, impactar directamente a las marcas, productos o servicios que no estén atentos y tomen acciones con estrategias efectivas.

gaso

fordtrump

Sergio Anda
Acerca de Sergio Anda 10 artículos
Director Comercial en Semiósfera con 15 años de experiencia en investigación de mercados, psicólogo de profesión, orgulloso generación X, innovador constante, apasionado de los deportes, el ejercicio, amante de la playa y yogui en proceso.
Contacto: Twitter

Comentarios

Deja tu comentario

Tu email no será publicado


*