Eva, sostén que detecta cáncer de mama a través de biosensores

Ciudad de México.- Julián Ríos estudiante de  17 años desarrolló un brasier con sensores que ayudan a detectar el cáncer de mama. Esto es posible ya que esta nueva tecnología recolecta información a través de inteligencia artificial que arroja un diagnostico más preciso y menos riesgoso que las mamografías.

Julián con ayuda de cuatro compañeros buscaron una solución más eficaz a este problema de salud que padecen miles de mujeres. Este joven empezó a desarrollar este sostén después de un mal diagnostico a su madre, a quien le amputaron los dos senos por cáncer de mama. Esta negligencia por la que pasó su madre lo inspiraron a investigar sobre esta enfermedad y comenzar a gestionar técnicas para la creación de esta tecnología.

El proceso de creación comenzó hace un año en el cual a través de su compañía Higia Technologies, lugar en donde dieron vida a Eva, un brasier que integra 200 biosensores capaces de mapear la superficie de la mama y determinar cosas como la conductividad térmica de las zonas. Entre mayor calor que se registra en cierta zona, hay mayor flujo de sangre, lo que representa que algo se esta alimentando de los vasos sanguíneos, síntoma del cáncer de mama.

Un aspecto importante de esta creación son los algoritmos porque compara una base de mil pacientes afectados por el cáncer, que asu vez agrupan 20 imágenes termográficas cada uno, ésto con la finalidad de determinar a qué tipo y en qué fase se encuentra el cáncer. Julián explica “El algoritmo lo que hace es que los datos térmicos que recopilan los sensores, mide las curvas de la conductividad térmica. Quistes y malformaciones tienen diferentes curvas. El algoritmo ve la curva y dice, ésta se asemeja muchísimo a la de un quiste, a partir de las imágenes de la base de datos que ya tenemos. Mediante los cientos de arboles de decisión determinan cual tipo de cáncer es y en qué fase es más probable que se encuentre”.

Julián explicó que el brasier se necesitaría utilizar entre 60 a 90 minutos a la semana .Durante un año de operaciones  Higia ya ha sumado 11 personas, entre ellas Raymundo González, colaborador en proyectos de investigación de en el Laboratorio de Inteligencia Artificial de la Universidad de Stanford y pasante investigador en Audible, compañía de Amazon y tres oncológos.

Comentarios

Deja tu comentario

Tu email no será publicado


*