El fracaso como base para el emprendimiento

Por Mariana Mondragón

Como emprendedor debes tener en cuenta varios aspectos para entrar al mundo de los negocios. Primero debes saber que en el mercado no siempre se alcanza el éxito con facilidad; es un proceso en el cual se deben estructurar bases sólidas para lograr posicionar tu producto o servicio. Durante ese recorrido, vas a pasar por varias etapas de planificación y experimentación, en el que tienes que arriesgar, disfrutar, sufrir y fracasar.

Algunas veces uno piensa que tiene un producto o servicio innovador que todo el mundo querrá tener e invertir en él, sin embargo, esta idea suele ser una de las principales causas que propicia que un startup fracase.

Actualmente en México existe un incremento significativo en la creación de startups, pero en la investigación Evaluando los programas de apoyo a las pequeñas, medianas y grandes empresas en México, se menciona que la tasa de mortalidad es muy elevada, de las doscientas mil empresas que nacen, el 25 % sobrevive más de dos años, mientras que el 25 % tiene muy pocas posibilidades de crecimiento, y sólo el 10 % logra desarrollarse en la economía formal.

Es un dato importante porque significa que los emprendedores suelen carecer de una planificación y preparación adecuada antes de emprender, pero estos errores sirven para adquirir conocimientos y detectar defectos que ayudan a  mejorar el servicio o producto.

Las principales razones por las que no se alcanza el éxito al momento de emprender, según el Instituto del Fracaso son: falta de preparación del emprendedor, estimación incorrecta del tiempo y esfuerzo requerido, deficiencia de estrategia, falta de habilidades para vender y falta de habilidades sociales.

Para tu desarrollo como emprendedor, te recomendamos El libro del fracaso, una publicación que de una manera divertida tiene el objetivo de mostrar al lector lo natural que es el fracaso en el mundo del emprendimiento, además de ofrecer consejos para evitarlo. Algunas recomendaciones que se mencionan son: buscar intencionalmente ser rechazado, buscar lo que te importa, abrazar tus fallas y ayudar a otros a ser mejores, derrotar al ego y el más importante: ser valiente.

México cuenta con un gran potencial de ideas innovadoras que no logran desarrollarse, y es necesario impulsar líderes que puedan sobrevivir y diseñar estrategias para adaptarse al mundo empresarial y luchar por sus metas para alcanzar el éxito. Un fracaso no es el fin del mundo, citamos a Henry Ford con su famosa frase: “El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia”.

A continuación te presentamos fracasos de algunos de los empresarios más importantes de la historia.

Milton Hershey

A la edad de 14 años, el rey del chocolate entró a trabajar a una fábrica de dulces. Durante su estancia aprendió los secretos de la industria. Cuando cumple 18 y con ayuda de su madre, decide crear su propia empresa de dulces y después de seis años se va a la bancarrota.

A tan sólo dos meses de su primer fracaso, decide emprender otra aventura empresarial. Para volver a comenzar, viajó a Nueva York, pero ahora preparaba los caramelos con leche fresca, y ahí también volvió a caer. A los 28 años decide arriesgarse con un escaso capital, pero con una buena estrategia, convence a un importador inglés de caramelos, y con ayuda de una buena inversión, se volvió la fábrica más importante; después del éxito descubre que el futuro se encuentra en el chocolate, por lo que vende su fábrica de caramelos para poder abrir una compañía de chocolate.

13 Nov 1923, Harrisburg, Pennsylvania, USA --- Milton Hershey founded Hershey Chocolate as well as built Hershey, Pennsylvania for his employees. He became a prominent philanthropists and gave his fortune to helping those in need. --- Image by © Bettmann/CORBIS

Jan Koum, fundador de WhatsApp

Antes de alcanzar el éxito con su famosa aplicación de mensajería instantánea y usada por miles de personas, pasó por varios obstáculos. Jan, de origen ucraniano, tuvo su primer ordenador a los 19 años. Su interés por aprender programación lo llevó a un grupo de hackers, donde conoció a los fundadores de Napster.

Inicia sus estudios en la Universidad de San José, y un tiempo después abandona sus estudios para ingresar a trabajar a Yahoo, lugar donde conoce a su socio Brian Acton. Después del fallecimiento de sus padres, Jan decide abandonar Yahoo para tomarse un año sabático. En el transcurso del año decide mandar su solicitud a Facebook, misma que fue rechazada. Después del rechazo, su socio Brian Acton y él comenzaron a programar WhatsApp. Recientemente Facebook compró esta aplicación por 19.000 millones de dólares.

jan

Comentarios

Deja tu comentario

Tu email no será publicado


*