Lealtad vs Fidelidad de marca

Director Comercial en Semiósfera con 15 años de experiencia en investigación de mercados, psicólogo de profesión, orgulloso generación X, innovador constante, apasionado de los deportes, el ejercicio, amante de la playa y yogui en proceso.   @serch_anda 

Lealtad vs Fidelidad de marca

El mayor reto para las marcas desde los 80´s definitivamente era crear lealtad hacia sus productos y todo lo que representaban. Fue así como comenzamos a asimilar poderosas campañas con jingles o slogans que recordamos hasta ahora, principalmente los que pertenecemos a las generaciones “X” y “Baby Boomers”, las cuales fueron “bombardeadas” con innumerables cantidades de promesas e innovaciones que nos hicieron amar, ser totalmente fieles y confiar en lo que consumíamos, al grado que aun hasta la fecha nos es difícil cambiar y no solemos switchear mucho, ya que no estamos acostumbrados a tener un pull de marcas tan grande en nuestro repertorio.

Es entonces como lograron casi una total fidelidad en los consumidores, la cual en muchos casos, ha sido complicado de romper o cambiar para las marcas nuevas o más “modernas”.

Sin embargo con el paso de los años, el famoso proceso de marketing en el cual una marca o producto pasa primero por el reconocimiento, para después dar el salto a la recordación, subir hacia el punto de la recomendación y llegar finalmente a la lealtad, ha ido cambiando gracias a las nuevas generaciones como los millennials y los GenZ.

Dichas generaciones simplemente ya no quieren “casarse” con nada y difícilmente se mantienen anclados a algo, por lo que el significado de lealtad ha tomado en ellos un nuevo sentido y están generando más bien una cierta fidelidad más de acompañamiento, en la cual su selección se basa en unas tres marcas de su gusto y las van “switcheando” de acuerdo a su antojo, gusto, beneficio o conveniencia.

Vemos así casos por ejemplo como el de la cerveza, en la que si uno le pregunta a un joven ¿cuál es tu marca favorita? Seguramente te conteste “depende” y ese “depende” significa el lugar, la ocasión, la hora, el precio e incluso el motivo por el cual vaya a tomar, pero dentro de todos esos momentos, siempre tendrá en su mente por lo menos tres diferentes marcas las cuales son sus favoritas y a las cuales les es “fiel”, acomodándolas en esas situaciones que ya tiene perfectamente identificadas.

Es entonces cuando nos debemos detener a pensar ¿Sigue siendo realmente útil seguir tratando de generar una lealtad absoluta? O es más sencillo entender el nuevo pensamiento de consumo y aceptar que la meta ahora debe ser mantenerse dentro de ese “pull” selecto de marcas y convivir con otras. Talvez una nueva visión deba ser el generar comunicación efectiva para adueñarse de momentos o situaciones específicas de consumo y “reinar” ahí para lograr ese tan anhelado lugar.

Por ahora si bien las marcas deben seguir enfocándose en entender cada vez a más a los millennials y sus diferentes subsegmentos de edad y nivel socioeconómico, también deben comenzar a generar camino hacia los consumidores más jóvenes, anticiparse a sus necesidades y generar de  nuevo una verdadera lealtad, ya que como hemos visto en diferentes estudios, la GenZ gusta de retomar “viejos” valores de las generaciones más grandes y dejar de ser tan inestables en sus gustos, son más nostálgicos por marcas y productos que han escuchado y prefieren las cosas más inmediatas y simples.

Sergio Anda
Acerca de Sergio Anda 10 artículos
Director Comercial en Semiósfera con 15 años de experiencia en investigación de mercados, psicólogo de profesión, orgulloso generación X, innovador constante, apasionado de los deportes, el ejercicio, amante de la playa y yogui en proceso.
Contacto: Twitter

Comentarios

Deja tu comentario

Tu email no será publicado


*