Un líder nunca olvida los valores de su marca

Foto: aldeavillana.com

Por Daniel Trejo

Las responsabilidades al ser CEO o director general de cualquier empresa, no sólo se ciernen al funcionamiento interno de la compañía o al entorno laboral que representan; también tiene qué ver con la imagen que tenga fuera de ella y su postura hacia determinado tema.

Estos aspectos son relevantes debido a las circunstancias que imperan en el mercado, donde la mayor parte de la información es de carácter público y donde los consumidores toman en cuenta sus valores para conseguir afinidad con una marca.

Aceptar el cargo como máximo representante de una empresa no sólo significa obtener más beneficios en cuanto a prestigio; también se toman los valores y los principios con los que la compañía se fundó para volverlos propios. De modo que el comportamiento u opiniones del CEO deberán alinearse a estos últimos, anteponerlos incluso al parecer personal.

No respetar dichos principios puede traer problemas serios en cuanto a la credibilidad de la marca, ya que sus consumidores los conocen, e ignorarlos podría ser tomado como una ‘traición’ hacia la ideología con la que ellos comulgan, dando un ‘golpe’ directo a su lealtad y por ende, corriendo el riesgo de que busquen a un competidor que sí se identifique con sus intereses.

Es por ello que se recomienda tener en mente siempre los valores de la compañía al momento de emitir una postura u opinión. En especial si es de carácter público, ya que un comentario negativo podría acabar con un cargo o con la fidelidad de los seguidores de la marca, aunque también, uno acertado podría reflejarse en resultados positivos y tangibles.

Comentarios

Deja tu comentario

Tu email no será publicado


*