Master Class de Cocina

La oportunidad de comunicarte con el cliente por medio de una experiencia multisensorial

Foto: Maniac

Por Alejandra Cortés.

Es un hecho que los alimentos son la base para proporcionar energía y nutrientes a los seres vivos. El consumo de éstos se ha sofisticado a través del tiempo, desde su origen hasta los excéntricos platillos que hoy conocemos.

Después del descubrimiento del fuego, junto con la curiosidad del hombre al combinar los alimentos que anteriormente se consumían “en crudo”,  finalmente se lograron nuevas texturas y sabores.

Actualmente, el mundo de la industria alimentaria está en una de sus mejores etapas, lo hemos leído en diferentes artículos y visto en todo tipo programas televisivos relacionados con comida, tal es el caso de Master Chef, Top Chef, Cupcake War, entre otros. Incluso, muchos estudiantes eligen la industria alimentaria como una carrera profesional.

Sin embargo, ¿cómo aplicar Marketing Sensorial por medio de los alimentos a favor de la marca?, una buena opción es realizar un evento de vinculación conocido como Master Class de Cocina, donde podrás generar networking con los clientes de una forma diferente, “saliéndonos de la caja”.

Este tipo de eventos ayuda a todo el equipo convocado, clientes fijos y potenciales, a relacionarse entre ellos, convivir, compartir experiencias y crear diálogos que no se generarían en una reunión de trabajo o de venta tradicional.

Aquí, el Marketing Sensorial aplica en todos los sentidos: vista, olfato, oído, gusto y tacto, ya que todos los invitados participan en la preparación de los alimentos.

Vista. Fomenta la relación con los clientes donde muchas veces está limitada al intercambio de correos donde no tenemos la oportunidad de conocer el rostro de nuestro cliente. Al igual que todos los colores y texturas de los ingredientes para las recetas, que muchas veces no los conocemos aislados del alimento preparado.

Olfato. El percibir los diferentes aromas de cada uno de los ingredientes de manera individual, y posterior a la preparación de los mismos, donde la mezcla de olores da el toque perfecto y crea el ambiente adecuado y cómodo para charlar con el cliente.

Oído. La preparación de las masas al golpearlas contra la mesa, el sonido del aceite hirviendo, las risas y convivencia amena con los compañeros de equipo de trabajo, pone al cliente en una situación tan familiar como en casa con sus seres queridos.

Gusto. Al finalizar las preparaciones de los platillos y degustar el producto terminado, se propone que todos los participantes convivan. Esto abrirá espacios y temas de conversación sobre su experiencia durante la preparación de los platillos. Posteriormente, a manera de “post marketing”, se tendrá conversación con el cliente, para dar pie a otro tipo de temas. En algunas ocasiones, en la sobremesa se pueden comenzar a tocar estos temas si el cliente lo permite.

Durante el mes de abril la agencia especializada en Experiential Marketing: Maniac, realizó para uno de sus clientes un Master Class en conjunto con Studio Gourmet, donde los ejecutivos pudieron experimentar este tipo de convivencia con sus clientes, el cual ayudó al acercamiento con los mismos, Gabriela Rivera HCM Marketing Manager de Oracle México nos compartió su experiencia: “Toda una experiencia, acompañada de sabor, buen gusto y diversión. Muy satisfecha de la atención de Studio Gourmet y nuestra Sommelier estrella”. 

La propuesta de un Master Class de Cocina como evento de vinculación sensorial, es otra opción con la que puedes reforzar lazos y comunicación con los clientes de una manera diferente, divertida y rodeada de experiencias.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Tu email no será publicado


*