Si tu negocio está enfocado en las utilidades tendrás pocos clientes: Oscar Marcos Gómez

El consultor en ventas asegura que las empresas deben de atender a su público de forma especial

Foto: EMS Magazine

Por Sheyla López.

Ciudad de México, México.- Oscar Marcos Gómez, consultor de ventas, afirmó durante su ponencia en Fábrica de Negocio: “en México el servicio al cliente no es malo, es pésimo”, pues las empresas aún no comprenden que es el consumidor quien dicta y cambia las reglas del juego de acuerdo a sus necesidades.

Durante su conferencia explicó que el principal error de las compañías nacionales es orientar su objetivo a las ganancias monetarias y descuidar las necesidades de los usuarios, “si tu negocio está enfocado en las utilidades tendrás pocos clientes. Si tu negocio está enfocado en los clientes tendrás grandes utilidades”.

Para Oscar Marcos el cliente es la “razón principal del negocio”, pues gracias a él existe todo, por lo que en consecuencia cualquier estrategia de marketing debe estar orientada a los consumidores.

“El servicio al cliente no es lo creo que debo hacer, debo ir más allá, y para eso tengo que invertir tiempo, dinero y esfuerzo, pues sólo así podré atenderlo de forma especial”, declaró el experto.

Para lograrlo, el consultor en ventas detalló que es fundamental saber qué estás haciendo por tu cliente y a dónde quieres llegar como empresa, pues “no se trata sólo de un departamento, es una estrategia de marketing”.

“Para que una empresa sea exitosa debe entender que el cliente tiene la razón, aprender a trabajar con rapidez y aprovechar los sistemas tecnológicos para mejorar el servicio, debe tener empleados facultados para actuar en favor del usuario”.

El consultor de ventas detalló que para que esto pueda lograrse de forma efectiva, las compañías necesitan cambiar su estructura y colocar a los consumidores en la cima de la pirámide, seguidos por el personal de contacto, la gerencia intermedia y la gerencia.

Gómez puntualizó que este servicio consiste en “satisfacer y exceder las necesidades intelectuales y emocionales del cliente y posteriormente sumarles valor. Es la suma total de experiencias”.

Comentarios

Deja tu comentario

Tu email no será publicado


*