Xylobands. O cómo hacer experiential marketing con música

Foto: www.coldplay.com

Por Mariana Mondragón

Los festivales y conciertos cautivan a miles de personas cada año con su gran variedad de entretenimiento. Ejemplo de ello son los festivales Glastonbury inglés, el Coachella estadounidense o el Corona Capital en México, que son muy importantes para las marcas y representan una oportunidad para generar experiential marketing.

A través de la música se generan emociones que permiten a una marca ser inolvidable para los espectadores.  Por eso es importante que las compañías estén en contacto constante antes, durante y después del acontecimiento, creando un ambiente divertido. 

Xylobands es ejemplo de una empresa que genera productos para desarrollar experiential marketing. Fabrican pulseras y balones LED para dar un toque de emoción extra a los conciertos.  Son controladas por un software que envía señales a los productos, de modo que se crea un espectáculo de luces.

El valor agregado que ofrecen las Xylobands consiste en que se pueden producir en cualquier color, se pueden personalizar con la marca del cliente, cuenta con un controlador de mano, identificación de frecuencias de radio, batería de larga duración y son reciclables.

Con estas actividades, las marcas pueden lograr entrar en el mundo del consumidor. Es importante poder conocer cuáles son las opiniones de las personas antes de crear estrategias creativas que le cautiven, y esta clase de eventos tiene un gran impacto en la audiencia. Las empresas no se pueden perder la oportunidad de causar algún efecto en ella. 

Xylobands fue la primera empresa que incorporó al mercado estas pulseras, y su inicio se dio durante la gira mundial de Coldplay , entre 2012 y 2013.

Los seguidores de esta banda en México tuvieron la oportunidad de vivir la experiencia con las Xylobands el pasado mes de abril en el Foro Sol . 

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Tu email no será publicado


*