Y a todo esto, ¿qué significa contenido?

Queridos y finos lectores de este espacio bloggerístico digitaloso. En diversas ocasiones he comentado que en la industria existen un sinfín de términos que se usan de manera intercambiable y apantalladora. Curiosamente, el uso de estos términos de manera tan vaga, puede ser percibido como un símbolo de estatus y de profundos niveles de conocimiento del fino arte del marketing digital, pero desafortunadamente indican todo lo contrario. Y es que “buzzwords” como “contenido” han sido objeto de este enaltecimiento chato y marean cada vez que lo ven en una presentación quesque estratégica.

Al final del día, la definición de contenido puede ser tan básica y magra como queramos. Pero para nuestro fino haber godinístico, el “contenido” requiere una definición más amplia y mucho más extensa, en aras de no hacerle la vida de cuadritos (más de lo que ya se las hacemos) a los partners/agencias/consultores. Y pa’ ponerle orden al guiso, diríamos en el norte, les presento algunos de los criterios que tenemos que aclarar a la hora de mencionar que queremos una Estrategia de Contenido.

1. Peso

El contenido puede tener peso ligero, medio y pesado. Lo anterior se refiere a cantidad de atención que el receptor tiene que ponerle. Por ejemplo: Ligero = Vine, Medio = Lista, Pesado = Blogpost. Y el peso, aunque suene filosófico, es totalmente relativo al punto de contacto, la longitud, la intención y el público objetivo.

2. Longitud

Ahora sí, que el tamaño importa mis queridos lectores. Derivado del peso, viene la longitud (sin que suene a albur). Léase, ambas cualidades están totalmente relacionadas y sin especificar la longitud tendríamos videos que duran más que la cuaresma para un norteño.

3. Intención

Aquí es donde cada quién le pone su salsa al taco del marketing digital, porque la intención puede variar desde muchos estados mentales. Ahora bien, la intención no es una sola avenida en la que empujamos un video y de plano nos desentendemos; podríamos tener una infinita lista de intenciones, pero para simplificarles el mundo, tenemos que atraer, interactuar y retener.

4. Branded/No Branded

Aquí uno de mis personal “pet peeves”. El hecho de tener un logo groseramente presente y grande, no necesariamente ayuda para la credibilidad del contenido en tiempos del marketing digital. Y es que si tomamos en cuenta que las personas están en las redes sociales para poder ver lo que pasa en el mundo y los momentos que importan, podríamos darnos cuenta que hay marcas que arremeten con sus “creatividades” con la ilusa esperanza de alcanzar al unicornio llamado “engagement”.

5. Dinámico/Estático

Podría sonar muy básico, pero la gran diferencia de estos tipos de contenido, es la cantidad de producción que tengamos que meterle. Un contenido dinámico requiere animaciones, marcos por segundo y una historia que se contará en más de un segundo. Aquí depende de los factores anteriores.

De nuevo, muchos de estos atributos del contenido no se dicen en una mesa porque pareciera que son demasiado específicos y no vale la pena declararlos. Y opino rotundamente lo contrario. Esta definición puede llegar a entregar tanta claridad y poder trazar un camino bastante más certero y otorgar cierta soltura creativa pa’ proponer lo que se sabe bueno y sabroso. De igual manera, creo que muchos se ven beneficiados al obtener esta claridad o al usar este marco, ya que no tienen que andarle pegando al adivino para poder lograr al menos un poquito de relevancia.

Total, que si van a subirse al tren de andar pidiendo contenido, de perdido tengan la bondad de especificar algo, pa’ que no anden repartiendo para todos lados sin ton ni son.

 

Carlos Solares
Acerca de Carlos Solares 9 artículos
Abogado y verdugo de la fina industria del #MKTdigital. Defensor del espíritu de Internet. Creador del término Sosofróstico. Enófilo irremediable.
Contacto: Twitter

Comentarios

Deja tu comentario

Tu email no será publicado


*